Postparto: La diástasis sí tiene solución


Facebooktwittermail

Tu abdomen no es el mismo desde el parto? La diástasis SÍ tiene solución

Por Raquel López, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, diplomada en Educación Física y en Lengua Extranjera (inglés), MBA en Gestión y Dirección de Empresas Deportivas y formadora oficial de Low Pressure Fitness, y Directora de MAMIfit en Madrid.

Me río yo de aquellos que dicen que, tras el parto, todo vuelve a la normalidad, que tu cuerpo volverá a ser el mismo. JA, JA, JA. Muchas mamis vienen a mis clases en busca de un ‘milagro’ que les ayude a tener el mismo vientre plano de antes (o el mismo vientre, sin más). Pues para que ninguna de nosotras nos frustremos, nunca volverá a ser exactamente el mismo. Hemos llevado en nuestro vientre, durante 9 meses, a nuestros hijos, y eso tiene sus consecuencias. Desde que somos mamis, tendremos cuerpos de mamis. Y bien orgullosas que tenemos que estar de ello (cicatrices y estrías incluidas). Eso sí, con ejercicio (buen ejercicio aconsejado por expertos), nuestro cuerpo se parecerá mucho al que era antes de dar a luz, pero con la experiencia de haber llevado en nuestra barriga aquello por lo que daríamos la vida (ains, que me he puesto sentimental… 😉

Son muchas las MAMIfitters que vienen a mis clases y hacen comentarios como: “Cuando me levanto me sale un bulto en el estómago”, “parece que vuelvo a estar embarazada de 5 meses”, “cuando cojo en brazos a mi bebé me salen unas gotitas de pipí”. Sí, no estamos solas y nos pasa a muchas, malasmadres.

Hoy os voy a hablar de estos bultos y demás problemas que surgen en el postparto y en algunas mujeres que no han sido mamis: vamos a hablar de la diástasis de los rectos o diástasis abdominal.

Durante el embarazo, el bebé va creciendo dentro del útero que pasa de 7 cm a 35 cm en 9 meses (leyendo esto, me imagino que entenderéis lo que el cuerpo ‘sufre’ durante este periodo). Además, los cambios hormonales del embarazo (progesterona, relaxina y estrógenos) hacen que los rectos se vayan separando de la línea media y se produce un estiramiento del músculo que está justo debajo, el transverso profundo del abdomen. Todo esto ocurre para que nuestro bebé tenga espacio. ¡Está claro que somos unas súper mujeres!

Foto 1

Cuando damos a luz la teoría dice que todo debería volver a su sitio. Y como bien os he indicado al principio, quien dictaminó esta teoría no fue mami y, seguramente, tampoco mujer. Todo queda flojito, los rectos no vuelven a su sitio de manera “mágica”, si haces un esfuerzo el contenido de la cavidad abdominal (intestinos, estómago…) se desplaza hacia fuera asomándose por el agujerito que queda entre los cuadraditos de chocolate… ¡¡la que tenga cuadraditos, claro!!

Además de la posibilidad de tener hernias, puede ocurrir que nos duela la espalda o que nuestro suelo pélvico se deteriore mucho, ya que la pared abdominal no es capaz de amortiguar los esfuerzos y se sobre-estira el suelo pélvico dañándolo (si quieres saber más sobre qué pasa cuando el suelo pélvico esta flojo, escribiré próximamente un post sobre ello).

Entonces, qué es la diástasis de los rectos o diástasis abdominal?

En la línea media del cuerpo encontramos la línea alba, que es la estructura en la que se insertan los músculos del abdomen; es de consistencia fibrosa y, por lo tanto, no puede estirarse como lo hacen otras estructuras.

Durante el embarazo la tripa crece y los músculos de la tripa se estiran para permitir al bebé desarrollarse, pero esto hace que la membrana fibrosa que une los abdominales se separe y, por tanto, exista una separación entre los músculos del abdomen, lo que convierte a esta zona en una zona de gran riesgo de rotura.

Tenemos dos tipos diferentes de diástasis abdominal: por un lado, la DIÁSTASIS FUNCIONAL, en la cuál no hay rotura de las estructuras, aunque automáticamente esta zona se convierte en una zona de riesgo; por otro lado, tenemos la DIÁSTASIS ANATÓMICA: la estructura fibrosa que une los abdominales se rompe, lo que permite que tanto las vísceras como los intestinos salgan hacia afuera, especialmente en los momentos en los que hacemos un esfuerzo, que es cuando esta “hernia” se hace más evidente.

Foto 2.

Y después de toda esta información sobre la cruda realidad, la pregunta del millón es… ¿Y esto tiene solución, o nos damos directamente a los Gintonics?? Afortunadamente, tiene solución.

En primer lugar, ponte en manos de un equipo de profesionales que evalúen y diseñen un tratamiento adaptado a tus necesidades y pon en práctica estas recomendaciones:

1.No mas abdominales tradicionales.
Están totalmente prohibidos si tienes diástasis, incluso en personas sanas están contraindicados. Suponen un enorme riesgo para tu suelo pélvico, especialmente si está debilitado. Pero si sumamos diástasis lo único que vas a conseguir es aumentar la separación, y con ello los problemas.

Foto 6 Foto 5

2. Tonifica el músculo transverso del abdomen.
Activa tu Core (si no sabes lo que es Core, próximamente haré un post sobre esto) con profesionales, no te pongas en manos de cualquiera. Hoy en dia hay mucha información y tutoriales en YouTube al alcance de todos, y estoy cansada de “arreglar” graves problemas que podrían haberse solucionado de una manera relativamente sencilla. Busca Licenciados en Educación Física (nada de entrenadores con titulaciones regaladas, técnicos o deportistas profesionales sin estudios superiores) , expertos en Pre y Post Parto y certificados en Hipopresivos.

3. Evita valsalvas.
No hagas esfuerzos aguantando la respiración, evita todo lo que suponga una presión en el abdomen, como levantarse de la cama si ponerte de lado previamente. ¡¡Mi lucha diaria!!

4. No tengas otro embarazo antes de recuperarte totalmente del anterior.
Si puedes evitarlo todo será mas fácil, dale tiempo al cuerpo.

5.Gimnasia Abdominal Hipopresiva.
Como te contaba en el post de Hipopresivos, si incorporamos esta rutina en nuestra vida, experimentarás beneficios a corto plazo. Recuerda, el secreto es la constancia.

Foto 3.

6.No uses fajas.
Activa tu core, es la mejor faja del mundo y la puedes llevar 24 horas al dia.

Nuestro equipo de MAMIfit, como expertos en el tratamiento preventivo y curativo de la mujer en el embarazo y postparto, hemos diseñado una programa para mujeres que se encuentren en esta situación.

Foto 4.

Si tienes dudas, quieres compartir tu caso o conoces otras técnicas eficaces que no haya mencionado en este post… ¡Déjanos un comentario! Y me pondré en contacto contigo para ayudarte. Seas de la ciudad que seas.

Facebooktwittermail